Soñando con.... VERSE MUERTO UNO MISMO




La interpretación de este sueño bastante común depende del contenido emocional. Si se despierta con una terrible sensación real, puede ser que ha sentido el fallecimiento de alguien.
Esto ocurre a las personas sensibles. Si este sueño es recurrente puede ser síntoma de un trastorno al que los expertos señalan se le debe prestar atención.

En las personas mayor este sueño les ayuda a prepararse para su propia muerte. Sin embargo, si el sueño de produce sin sentir miedo o preocupación, representa una liberación de las preocupaciones actuales y significa lo opuesto a morir
Una curación o un renacimiento están a punto de ocurrir en su vida.
Si sueña la de un ser querido, es posible que carezca de algo en su vida que dicha persona representa. O, por el contrario, puede significar que esa persona ya no representa nada en su vida

Si alguien de su familia aparece muerto en un sueño, dentro de poco experimentará tristeza.
El que se muere en el sueño, en la vigilia no tendrá mucha fe en su credo religioso; más si la muerte onírica es acompañada de cortejo y llanto predice en la vigilia muchos honores y alta jerarquía.

Otros dicen que la muerte anuncia viaje, pobreza, casamiento, triunfo sobre el enemigo, si el féretro es conducido a hombros. La muerte de una mujer desconocida presagia sequía; si vuelve a la vida después de muerta: lluvia bienhechora.

La muerte de mujeres predice la de los niños varones y viceversa. Cargarse con un muerto vaticina pagar deudas de un ateo.

Ver un muerto postrado en la cama, predice que el soñador se hará responsable de los actos del difunto. Ver a los muertos salir de sus tumbas y comer el alimento de los vivos y beber su agua, presagia miseria, hambre, peste.

La muerte de un conocido, acompañada de lágrimas y gemidos, predice la muerte de uno de los deudos del finado. Si no hay duelo ni, pesares, señala casamiento y una boda alegre.

Todo lo que el muerto dice en el sueño hay que aceptarlo como cierto y verídico, porque los muertos no mienten

Orar en el sueño por los muertos o visitar sus sepulcros, es signo de práctica de caridad en la vigilia, o hará compañía de los viajeros. Ver muerta a la esposa y luego resucitada, predice un beneficio en la cementera.

Tropezar en el sueño con un muerto anuncia dinero. Caminar tras un muerto es seguir su ejemplo. La muerte de un sacerdote presagia la ruina de la ciudad. Verse muerto sin enfermedad y sin ningún síntoma grave, presagia vida larga.

Verse en agonía es una injusticia consigo mismo o con los demás. La muerte de un hijo en el sueño es triunfo sobre un enemigo y una salvación de un peligro. La muerte de una hija es una desesperación.

Verse muerto y enterrado: casamiento del soltero, o la pérdida de la confianza de los amigos. El casado que se vea muerto y enterrado, tendrá que separarse de su mujer, o de los amigos, socios y parientes.

Esta visión anuncia también viaje largo; mas si está ausente volverá. Para el que está con miedo y temor, triste y acongojado, la muerte es indicio de alivio y de tranquilidad. Para el enfermo es signo de salvación.

La muerte de los hermanos predice la de los enemigos. Verse entre difuntos, predice que estará en la’ vigilia rodeado de gente mentirosa. Acompañar a un muerto es viaje largo y de provecho.

Comer con un muerto: vida larga. Conducir a un muerto al cementerio: caridad y obra de justicia. Ver vivo a un muerto es un buen presagio. Ver a los difuntos, con ropa nueva, es signo de alegría y bienestar en el hogar del soñador y viceversa.

Ver a un muerto con la cara sombría, predice que ha muerto sin reconocer sus errores ni confesar sus pecados y faltas.

El muerto que gasta bromas en el sueño, predice que la visión es falsa, por cuanto la vida de ultratumba es diferente a la de este mundo. Ver a los padres muertos, volver a esta vida es signo de alegría y disipación de temores.

Ver morir a un muerto, presagia la muerte de uno que tiene el mismo nombre del difunto. Ver a alguien dar de beber y comer a un muerto, es pérdida de dinero, desgracia.

Dar a un difunto una prenda de vestir: para el soñador es un vaticinio de muerte. Recibir del difunto alguna prenda como ser camisa, joyas, etc., heredará la vida que el difunto llevaba; más si es comida se traduce por bienes inesperados

Todo lo que se reciba del muerto y que sean cosas gratas al espíritu anunciar buen augurio. Conversar con los muertos es un signo de vida larga; recibir de los muertos es señal de mucho bien.

Besar a un muerto conocido, es un beneficio que de éste se recibirá; mas si el que sueña está enfermo, esta ‘visión le será fatal.

Casarse en el sueño con una mujer ya muerta, es presagio de muerte; lo mismo si es mujer la que se casa con un muerto. Ver que un difunto se ha casado con una mujer viva: muerte de ésta
 


Si te ha gustado este BLOG, siéntete LIBRE de hacer clik en ME GUSTA y de compartirlo en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.